El último grito

Los elefantes entienden los gestos humanos de forma instintiva

Según una investigación realizada con elefantes africanos, son capaces de comprender de forma instintiva el gesto de señalar. Esta capacidad podría haber sido clave en la domesticación de la especie.

Elefante africano (Loxodonta africana). Bioparc Valencia Elefante africano (Loxodonta africana)

Según una investigación realizada con elefantes africanos habituados al trato humano y entrenados a responder a señales auditivas, estos serían capaces de comprender de forma instintiva el gesto humano de señalar o indicar con el brazo sin haber sido previamente estimulados a ello. El experimento fue realizado con animales entrenados a obedecer únicamente a señales sonoras, no visuales, pese a lo que todos los sujetos respondieron favorablemente al primer intento.

La investigación, llevada a cabo en Zinbawe por investigadores de la Universidad de St. Andrew. concluyó que los paquidermos son capaces de elegir entre distintos recipientes a la señal gestual efectuada con la cabeza o brazo por seres humanos, señalando aquellos en que se encuentra la comida. Esta capacidad, ajena a la mayoría de especies animales, demuestra la atribución de significado e intención comunicativa a los gestos, característica favorable en la inteligencia animal, y podría haber sido crucial en el pasado para la domesticación de los elefantes.

Según sostienen los investigadores escoceses, Richard Byrne y Anna Smet, el acto de señalar con el dedo por parte de los humanos es similar a las indicaciones que los elefantes realizan con la trompa. En su investigación, publicada en Current Biology, apuntan a que la comprensión de este gesto evidencia una manera útil de comunicación en sociedades complejas, donde la supervivencia del grupo depende de la colaboración y apoyo entre todos los individuos. La correspondencia instintiva de la significación entre gestos similares entre paquidermos y humanos habría sido la clave en la domesticación de la especie y la creación de vínculos a lo largo de la historia pese a tratarse de animales potencialmente peligrosos y de difícil manejo debido a su fuerza y gran tamaño.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*